serigrafía

Paso 1: En primer lugar, se imprime un fotolito, prestando mucha atención en que los detalles del diseño salgan perfectos.
 

Paso 2: Mediante la insolación, traspasamos el fotolito a una malla a través de una potente luz. La malla habrá sido previamente emulsionada con un producto, que reaccionará a la propia luz, la cual traspasará por toda la malla, excepto por las partes del diseño que queremos estampar. Con esto vamos a conseguir que la tinta pase únicamente por las zonas del diseño.

Paso 3: Por último, ya tendremos todo listo para comenzar a estampar nuestras prendas.

 

Trabajos recomendados:

  • Tiradas a partir de 50 unidades, con diseños de pocos colores, (no recomendado para más de 5/6 colores).