sublimación

Se trata del paso de estado sólido a gaseoso, sin pasar por líquido.
Para entenderlo un poco mejor, se imprime un papel transfer mediante una impresora con tintas especiales de sublimación, el cual, cuando le sea aplicado calor se traspasará a la prenda.

Este proceso hace que la tinta penetre directamente en las fibras del tejido y que resista a los lavados de manera infinita.

La sublimación debe hacerse en prendas de poliéster 100% y éstas deberán ser de color blanco o claro. El resultado será imperceptible al tacto y de calidad fotográfica.
Pero no sólo podremos hacerlo sobre tejido. La cantidad de artículos que pueden sublimarse es enorme: desde azulejos, tazas…hasta pulseras, fundas, mochilas, estuches, etc.

 

A diferencia de la serigrafía, podemos trabajar con diseños con infinidad de colores, tanto en camisetas con en artículos personalizados.

Trabajos recomendados:

 

  • Pequeñas y grandes tiradas.

  • Ideal para equipaciones deportivas.

  • Diseños complejos y de gran resolución.

  • Prendas blancas o claras.